Panero: representaciones de un poeta psicótico

Fernanda Magallanes

Summary:

Freud´s metapsychology represents the structural core of psychoanalytic theory as well as a consistent startingpoint to explain mental phenomena by adopting the conceptual background of a psychic aparatus as similar to a magic board. This mystic writing-pad encrypts mnemic traces and holds psychic energy which binds or not to other energy in different levels depending on it´s acumulated quantum.

It conforms by condensation and displacement, representations that guide the way of conscious, preconscious and unconscious thoughts that travel from one place to another and disimulate or not depending not only on their energy but on the mysterious riddles of how censorship works and the way the representations organize into an instinctual aim by the destination of drives as well.

Freud´s metapsychology is interesting not only for the psychoanalytic world but for many other disciplines such as literature , cinema and anything concerning language. This is why I decided to bind Freud´s theoretical traces about representations as I understand them with a psychotic poet: Leopoldo María Panero.

I hope I do not get overwhelmed by the wall of repression in this journey where I explore mainly the function of word representations and thing representations in psychosis and the freudian explanation for a better understanding of the work of a fascinating poet.

Key words

Poet, Panero, psychosis, Freud

Resumen

Los escritos metapsicológicos de Freud representan el costado estructural del psicoanálisis además de un punto de partida consistente para explicarse los fenómenos mentales desde la conceptualización de un aparato psíquico de características maravillosas que resultan certeras al ser pensadas en lo cotidiano.

A través de estos escritos se explica lo que sucede en las representaciones del lenguaje de un poeta psicótico.

Palabras clave

Poeta, Panero, psicosis, Freud

Los escritos metapsicológicos de Freud representan el costado estructural del psicoanálisis además de un punto de partida consistente para explicarse los fenómenos mentales desde la conceptualización de un aparato psíquico de características maravillosas que resultan certeras al ser pensadas en lo cotidiano.

Con características maravillosas me refiero al aparato psíquico abstraído por Freud como la analogía de una pizarra mágica que acumula huellas y contiene energía psíquica que se liga o no en diferentes niveles dependiendo su cantidad acumulada. Conforma por condensación y desplazamiento representaciones que orientan el curso de pensamientos concientes, preconcientes e inconcientes que viajan de un lugar a otro y se disimulan o no dependiendo no solo de su energía sino de cómo funciona la censura del aparato psíquico y de la manera en que las representaciones se han acomodado y organizado hacia un fin, guiado por destinos pulsionales.

Los escritos metapsicológicos resultan ser interesantes no solo para el mundo psi sino que también para otras disciplinas como la literatura y lo concerniente al lenguaje.  A continuación  introduzco a Leopoldo María Panero.

Una cucaracha recorre el jardín húmedo

de mi chambre y circula por entre las botellas


vacías:


la miro a los ojos y veo tus dos ojos


azules, madre mía.


Y cantas, cantas por las noches parecida a la locura,


velas


con tu maldición para que no me caiga dormido,


para que no me olvide

y esté despierto para siempre frente a tus


dos ojos

azules, madre mía.

Poesía 1970 – 1985 (1986)

Nos encontramos frente a un poeta de lo lúgubre, lo violento y misterioso, lo abyecto, lo despreciable, lo ruin, de mundos donde los espejos ven, los muertos hablan, donde su madre aparece devorando su vida recurrentemente y donde el ámbito de su realidad psíquica se impone de un modo abrupto causando la misma controversia en los literatos que siempre ha causado la locura. Sus poemas son escritos de modo autómata, sin ser un lenguaje que hace metáfora ni a través del automatismo propositivo como los surrealistas o los dadaístas.

Internado por voluntad propia para siempre en el Hospital Psiquiátrico de las Palmas en las Islas Canarias, el poeta español escribe y escribe del mismo modo que habla mientras fuma un cigarro tras otro y acostumbrado al internamiento como un modo de vida desde sus 38 años de edad (desde 1986), se mantiene de sus poemas que envía a otros amigos poetas para ser publicados, llenos de quemaduras de cigarro y de manchas de dudosa procedencia. (Blesa,1995).

Por el documental Un día con Panero (2004) podemos ver que oscila entre la lucidez, el desvarío, un lenguaje automático y abrupto donde del silencio salta a su poema favorito, traduciendo a E.E. Cummings con un tono afectivo estridente y resonante:

“Jesús era un hombre apuesto, mataba 1,2,3,4,5,6,7 pigeonsjustlikethat y cabalgaba un semental de plata. Dime ahora lo que has hecho tú…. Buffalo Bill is defunct. Buffalo Bill ha muerto mataba 1,2,3,4,5,6,7 pigeonsjustlikethat y cabalgaba un semental de plata. Dime ahora lo que has hecho con tu hermoso muchacho de ojos azules Señor Muerte.”

En este mismo documental en el que el rockero Bunbury paritcipó, queda claro que el diagnóstico de esquizofrenia que obtuvo en los psiquiátricos en los que ha estado internado es el correcto. Basta un pequeño estímulo para que suelte un torrente de poesía mezclado de delirios recurrentes donde una mujer locamente enamorada lo persigue y por eso se ha encerrado en una Isla de gente perseguida y que su madre lo intentó matar o que su madre ya lo ha matado. (Fernández, 2006).

Desde antes de los 26 años, tiempo en que se filma el documental El desencanto (1976) acerca de la muerte de su padre el ya hablaba de su odio a el y lo podemos ver jóven y sin diagnóstico psiquiátrico después de dos intentos suicidas y de abuso de alcohol y drogas hablando acerca de su Edipo:

“El esquizofrénico carece de Edipo y en todo caso a mi me gustaría acostarme con mi madre, la negación del Edipo , porque el Edipo es una represión de lo que yo tengo conciente y deseante con mi madre” (Panero en Echevarri, 1976)

Esto nos podría engañar y hacer pensar que la patología de Panero fuera sociopática como lo afirmó uno de sus psiquiatras hace mucho tiempo, sin embargo en la actualidad, este tipo de afirmaciones han funcionado como en el mecanismo psicótico. donde se desvaloriza la realidad objetiva y luego hay un carácter de reparación buscando compensar la pérdida de la realidad pero no a expensas de una limitación del ello ni de un vínculo real sino por la creación de una realidad nueva por la vía del delirio (Freud, 1924) Recordemos que para el, actualmente, una mujer le persigue y su madre lo quiso matar. Ese deseo que decía tener conciente y deseante no funciona como en el perverso. Para Freud en Neurosis y Psicosis (1923) el delirio se coloca como un parche colocado en el lugar donde originariamente se produjo una desgarradura en el vínculo del yo con el exterior. Es un intento de reconstruccion o curación superpuesta y en el caso de Panero vemos que está relacionado íntimamente a la muerte del padre. Ante la amenaza de que su madre pudiera ser suya en su realidad interna, se desintegra y la realidad externa queda parchada por otra realidad: una madre que le quiere matar. Vemos una cancelación donde lo abolido retorna desde el exterior. Por otro lado el que haya afirmado anteriormente que no tenia Edipo tiene que ver con palabras huecas que como en el hombre de los lobos (1918) es un rechazo de la castración “Verwerfung” que no emite juicio sobre ella, la prueba es el delirio.

En El desencanto (Echevarri, 1976) aparece Felicidad (la madre de Panero), hablando de el como el hijo elegido y le atribuye una capacidad omnipotente en el uso de su lenguaje donde a sus tres años de edad ya había construido un poema siendo hijo de un poeta con su mismo nombre.

“El niño decía: soy el capitán marciales, el de los discursos. En media lengua su discurso completamente caótico se mezclaba con imágenes dispersas que dejaban a todos atónitos. Tenía un amigo inexistente a quien llamaba Vieneyva y viajaban juntos a todos lados. A los cuatro años como en trance decía estar inspirado y mezclaba una serie de cosas que eran un poema y como el tono era dramático y no infantil a mi me preocupaba. El a esta edad ya había escrito un poema: Los libros hablan y hablan pero pronto se acabará el mundo, mi corazón temblaba y no era un sueño y fueron durmiendo todos los soldados de la guardia del rey y mi corazón seguía temblando.” (Felicidad Blanc enEchevarri, 1976).

La preocupación de esta madre por el malestar de Leopoldo da cuenta de un tono confuso, parece en el documental más contenta que preocupada por el. Leopoldo María Panero cuenta en el mismo documental haber intentado sucidarse antes de este video de Echevarri (1976) dos veces, una con barbitúricos y otra ahorcado, se drogaba y se escapaba del sanatorio para buscar mujeres. En el documental le reclama a su madre diciendo que si en realidad hubiese estado tan preocupada habría hecho algo.

Desde estos poemas tempranos hasta la actualidad, las palabras no son como recuerdos apalabrados pues la investidura no se conserva en el sistema mnémico sino que como dice Freud en El yo y el ello (1923-1925) , en la psicosis transpasa y desborda desde la huella sobre el sistema P y lo transpasa, generando delirios y alucinaciones y creando palabras que no pasan por el preconciente, son repeticiones de trozos de frases escuchadas que ha juntado de la poesía de su padre y que ha leído de Mallarmé, Cavalcanti, De Quincey, Saint-John Perse. Cavalcanti, etc. Es un lenguaje abyecto que surge de modo autómata e involuntario. La desorganización se desenvuelve según un proceso contrario al de la organización evolutiva y hay una desaparición de la jerarquía funcional y la simbolización, resultando la confusión, el desorden.

Todo aquel que atraviesa el corredor del Miedo llega fatalmente al Último Espejo
donde una mujer abrazada a tu esqueleto nos muestra
 cara a cara el infierno de los ojos sellados
de los ojos cerrados para siempre como en una máscara
de muerta en el más allá el teatro último:
así miré yo a los ojos que borraron mi alma
así he mirado yo un día que no existe en el Último Espejo

“Teoría” : El ultimo espejo 1973

En este poema podemos ver como el poema y la muerte son lo mismo, la palabra se disuelve en algo que está muerto, cosa repetitiva en la obra de Panero. El lenguaje de Panero por completo se maneja a través de un sistema citado de autores ensimismado en la muerte, con una retracción libidinal fuerte que cuando habla de alrededor gira alrededor de una pasión amorosa por su primer objeto de amor. Su madre es entonces esa figura interna que vela como la muerte/vuelta al vientre materno y que no le permite el sueño . Diferente a otros poetas que inestabilizan el orden de la metáfora, Panero está disuelto en el significado como un significado que percibe como de la realidad externa y no de la propia. Es una poesía que siempre está en el borde: entre el hallazgo de una imagen intensa y expresiones superficiales. Vislumbramos que la sedimentación de las investiduras de objeto como explicaría Freud en el Yo y el ello en el apartado del Yo y el Superyó (1923-1925) esta plagada de una sedimentación de investiduras de objeto resignadas con una historia muerta, misma historia de la madre que confirmamos en el documental antes mencionado donde se preocupa por la locura de su hijo a corta edad pero su patología le hace actuar como muerta, no hace nada ni ella ni el padre y no se instaura esta figura para la formación del superyó.

Justamente por esta falla en la inserción del superyó, las representaciones palabra pierden sus componentes afectivos y simbólicos y conservan solo un valor de representación cosa con un discurso reducido y repetitivo de imágenes recurrentes que remite a una realidad poco comunicable y precariamente movilizable.. Sus palabras son representaciones cosa que evocan realidades vividas sin gran desfasaje con relación a las cosas percibidas originalmente, es decir, no viene la representación cubierta o velada , la muerte y la madre surgen directamente. El principio del aparato psíquico de Panero es para excitatorio por lo tanto, las representaciones no son preconcientes, las palabraa estan bajo el mando de la representación y los restos de ellas vienen de percepciones acústicas memorizadas que salen de modo directo.

El extracto de el poema El último espejo (1973): “una mujer abrazada a tu esqueleto nos muestra
cara a cara el infierno de los ojos sellados
de los ojos cerrados para siempre como en una máscara
de muerta en el más allá el teatro ultimo”:, es también un recordatorio de lo que Freud había establecido en el Yo y el Ello/ Conciencia e Inconciente (1923-1925) que explica que el cuerpo y su superficie es el factor primordial de la genesis del yo y a través de proyecciones mentales de esta superficie el yo se instaura. Por sus poemas, vemos un esqueleto como proyección de un cuerpo muerto, de un yo volcado hacia sí mismo (hacia la muerte) y donde el otro solo entra como causante de muerte, es decir, hay una falta de apremio de la realidad” Ananké “

“Soy un perro babeando sobre la página, no soy un hombre.Yo soy sólo entre colillas soy la ceniza del poema en el que no creo, soy la ceniza del verso y del poema, soy el que vive sin tener ya sentido “celui qui vivrá n’ayant aucun sens”, como dice una profecía de Nostradamus, un labio soy: la ceniza del quise ser apagado como una colilla sobre el cenicero como dije en una entrevista que concedieran al hombre que ya no soy Leopoldo María Panero.”

(Panero, 2002)

Concluimos que, en términos freudianos presenta dinámicamente una predominancia de la pulsión de muerte; económicamente, una predominancia del proceso primario; tópicamente, una falla de la represión primaria, debido a la cual las representaciones palabras son tratadas como representaciones cosa; estructuralmente, una falla en la constitución del yo y del superyó y una irrupción del ello, autoerotismo y un vuelco narcisista anterior a la instalación del complejo de castración.

Referencias:

1) Ann, C. , Bunbury, E. , Ponce, J , Galindo. (2004) Un día con Leopoldo María Panero. Karonte/Moviedisco: España.

2) Chavarri, J (1976), El desencanto, Elías Querjeta P.C.: España.

Blesa, T. (1995). Leopoldo María Panero, el último poeta, Valdemar: España.

3) Fernández, J. (2006) El contorno del abismo. Vida y leyenda de Leopoldo María Panero,España: Tusquets, 2006.

4) Freud, S. (1923/1985). Neurosis y psicosis, Obras Completas, tomo XIX. Argentina: Amorrortu.

5) Freud, S. (1923/1985). De la historia de una neurosis Infantil (Caso del hombre de los lobos) Obras Completas, tomo XVII Argentina: Amorrortu.

6) Freud, S. (1923-1925) El yo y el ello. Obras Completas, tomo XIX. Argentina: Amorrortu.

7) Freud, S. (1924/1985). La pérdida de realidad en la neurosis y la psicosis, Obras Completas, tomo XIX. Argentina: Amorrortu

8) Panero, L. (1973) Teoría, Lúmen: España.

9) Panero, L. (1986). Poesía 1970-1985. Visor: España.

10) Panero, L. (2002). Prueba de vida: autobiografía de la muerte. Huerga y Fierro editores: España.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *